AFC Norte: cierre de temporada regular 2016

Escrito por Orson Ge
enero 5, 2017

Pittsburg en postemporada, Baltimore eliminado, Cincinnati decepcionado y Cleveland en reconstrucción. ¿Qué depara el futuro a los equipos de la AFC Norte?

 Equipo Posición final Proyección anterior  Predicción en septiembre
Pittsburg Steelers 11-5 (z) 11-5 (z) 11-5 (z)
Baltimore Ravens  8-8  8-8  7-9
Cincinnati Bengals 6-9-1 7-8-1 10-6
 Cleveland Browns  1-15  0-13  3-13

Pittsburgh será el único representante de la división en la postemporada, después de dejar en el camino a los Baltimore Ravens y de las decepcionantes temporadas de Cincinnati y Cleveland. A pesar de acceder como líderes de la división, los Steelers se tendrán que medir en la ronda de comodines a unos Miami Dolphins que presentan carencias, pero contra los que absolutamente nadie se puede confiar.
Pittsburgh Steelers

Siempre es bueno para los playoffs que los Pittsburgh Steelers estén presentes. Esta escuadra parece estar diseñada precisamente para estas instancias. Su HC Mike Tomlin (6-5 en postemporada) cuenta ya con muchos juegos de matar o morir en su andar. Su manera de manejar los tiempos y los momentos tanto de su equipo como del rival resulta para muchos envidiable.

Aunque por momentos parecieron batallar en sus últimos tres partidos, todos ellos contra rivales de su división con marcadores muy cerrados, la escuadra acerera pudo completar un récord por encima de los 10 ganados. Así aseguraron el campeonato de la división dos semanas antes de que finalizara la campaña.

Las fortalezas de este equipo son claras a la ofensiva: la experiencia y tesón del QB Ben Roethlisberger, la inteligencia y potencia del RB Le’Veon Bell y la enorme capacidad del WR Antonio Brown, seguido del también receptor Eli Rogers. También están respaldados por una línea ofensiva que por momentos colapsa pero que en jugadas de play action resulta altamente efectiva, brindando a su mariscal sino a sus receptores tiempo de sobra para colocarse o desmarcarse.

La defensiva está lejos de ser “la cortina de acero” de otras épocas. Sin embargo se coloca entre las primeras 10 en puntos recibidos. Su mayor debilidad es el perímetro, donde admitieron 242 yardas por partido y terminaron como  la defensiva número 16 en ese departamento. Las notables alzas de juego del LB Bud Dupree y los CB Artie Burns junto con Mike Cockrell han ayudado a darle al OLB James Harrison y al LB Ryan Shazier un respiro en las coberturas de corto yardaje, cerrando notablemente los espacios en intentos de carrera sobre todo en zona roja. El reto de esta defensa serán los pases profundos en los que los S Mike Mitchell y Sean Davis todavía se han perdido.

Llegó el momento de los Steelers para mostrar que tienen con qué retar a cualquiera. Sus fortalezas son mayores a sus debilidades y la experiencia de los veteranos puede ser el elemento diferenciador en juegos de vida o muerte.

 

Baltimore Ravens

Al final, los Baltimore Ravens quedaron donde se pensó que podrían quedar. Con el mismo récord de ganados y perdidos, parece que John Harbaugh no tendrá problema para continuar en la escuadra mientras trata de volver a formar un cuadro de primera línea.

Se extrañará al WR Steve Smith Sr. corriendo los campos en las trayectorias largas. Sin duda la carrera de este fenómeno dejó muchas memorias para los aficionados de este equipo, logrando meterse a la historia como uno de los 10 receptores con más yardas acumuladas en la historia. En las mismas palabras de Smith: “es tiempo de dedicarse a la familia (…) este gran deporte me ha dado mucho, pero ha llegado la hora de estar con ellos”. La pregunta que queda en el aire en su retiro es: ¿llegará pronto la invitación al Salón de la Fama?

Joe Flacco sobrepasó una vez más las 4,000 yardas por aire, algo que ni el hecho de que los alados hayan terminado como la cuarta peor ofensiva terrestre puede opacar. Uno de sus mejores aliados fue el TE Dennis Pitta, quien finalmente dejó atrás sus lesiones de cadera y va en ascenso.

El WR Mike Wallace fue el único capaz de sobrepasar las 1,000 yardas. Sin duda fue un arma letal en campo abierto. Aun así, principal atributo de estos Ravens fue una defensiva que finalizó como una de las mejores 10 de la liga en puntos admitidos y una de las mejores cinco contra el acarreo.

Fue una escuadra que se mantuvo prácticamente sin lesiones importantes, además de que contó con el que para muchos es el mejor K de la liga y de la historia: Justin Tucker. Registró récord perfecto en intentos de más de 50 yardas (10).

Poco queda de aquella generación que enfrentó a San Francisco en el Super Bowl XLVII. 2016 fue un año más en la marcha de los Ravens hacia el dominio de su división. ¿Cuánto tardará el proceso? Muchos nos preguntamos lo mismo.

 

Cincinnati Bengals

Los felinos jugaron contra una presión interna toda la temporada. No lograron refrendar el título divisional obtenido el año pasado por errores propios y falta de decisión.

Mientras muchos aficionados piden la salida del HC Marvin Lewis – quien se ha mostrado falto de idea y dinámica  tornando el incuestionable talento del roster en un equipo predecible y unidimensional – el dueño del equipo Mike Brown asegura que Lewis estará al frente de los “WhoDey” por un año más. Esta situación que no es muy alentadora para el futuro del equipo y sus seguidores.

El WR A.J. Green se quedó a menos de 40 yardas de igualar el récord de Randy Moss como el único receptor en acumular más de 1000 yardas en sus primeras 5 temporadas. Su compinche, el QB Andy Dalton, sobrepasó por primera vez la marca de las 4000 yardas; superó las 3,000 yardas en sus primeras cinco años en la NFL. Se une a un selecto grupo de QBs como Dan Marino o Payton Manning pueden presumir. Lleva un total de 22,214 yardas aéreas como profesional.

A pesar de su mala reputación, no se debe pasar por alto el gran momento por el que pasa el LB Vontaze Burfict. Su estilo agresivo lo puede meter en problemas en ocasiones, sobrepasando la línea del “juego sucio” pero su presencia en el campo es notable. Siempre aparece en las tacleadas del equipo.

Existe talento joven en el equipo. Mientras el jóven WR novato Tyler Boyd nos recuerda la versatilidad que Mohammed Sanu dio en otros años a este equipo, no podemos dejar a un lado la gran campaña del WR Brandon LaFell con sus 7 anotaciones en la campaña. En la defensa, los DT Geno Atkins y DE Carlos Dunlap siguen indomables, compensando las carencias que existen en el perímetro bengalí.

Resultó una grata sorpresa ver al RB Rex Burkhead corriendo para más de 100 yardas y dos anotaciones en el encuentro final (en el que ya no había nada que pelear). Finaliza con el promedio de yardas por acarreo más alto del equipo y se coloca en la vitrina como agente libre prioritario, ya sea con los Bengals o con otro equipo. Aprovechó al máximo las lesiones de Gio Bernard y Jeremy Hill.

El TE Tyler Eifert pasó de nuevo por el quirófano, ahora por lesión en la espalda. La facilidad con la que este chico se lesiona es tanta como su talento para atrapar pases, situación que obliga a Cincinnati a buscar alternativas. Su suplente es C.J. Uzomah, quien ha captado más atención que Tyler Kroft.

No todo está perdido para Cincinnati, ya que por lo menos la mitad de sus encuentros perdidos fueron ocasionados por errores propios. En la medida que el coacheo sepa resolver las carencias que han mantenido a los Bengals marginados de los partidos de enero, este equipo podrá aspirar a más que sólo tener un récord ganador. ¿Podrán Marvin Lewis, Paul Guenther (DC) y Ken Zampese (OC) hacer que los Bengals jueguen a la altura de su talento?

 

Cleveland Browns

El peor año de los Cleveland Browns quedó atrás. Después de una reestructuración en el staff y el roster, las cosas ya no pueden ser peores para el HC Hue Jackson.

Cleveland por fin logró romper el cero (que muchos creíamos no lo lograría) tras vencer como locales a los San Diego Chargers, situación que trajo total algarabía a la ciudad norteña. Contrasta mucho su situación con la de otras franquicias deportivas en Cleveland.

La apuesta por el QB Robert Griffin III dio el resultado que muchos previeron al principio de la temporada. Tras varias presentaciones inconsistentes y perderse la mayoría de los partidos por lesión, su reemplazo Cody Kessler mostró más atributos como una apuesta a largo plazo.

Sin duda la mejor arma a la ofensiva de este equipo resultó ser el RB Isaiah Crowell, quien se quedó apenas a 48 yardas de acumular 1000 en la campaña por la vía terrestre; consiguió siete anotaciones y dio muestras de lo que puede hacer en la NFL. Por la vía aérea, el muy versátil Terrelle Pryor logró rebasar la marca del millar apenas por siete yardas. Las 514 yardas conseguidas por el RB2 Duke Johnson – promediando 9.7 por recepción y finalizando como 3er mejor receptor del equipo- también son destacables.

Mucho tienen que afinar estos Browns que finalizaron dentro de las dos peores ofensivas en yardas conseguidas y puntos por partido. La expectativa es que la brillante mente ofensiva de Hue Jackson cambie esta tendencia.

A la defensiva, paradójicamente, quizá lo mejor que tienen los Browns es su perímetro. Es comandado por el CB Joe Haden, quien registró 3 intercepciones, al igual que sus compañeros S Briean Boddy-Calhoun y CB Jamar Taylor que a pesar de su esfuerzo apenas pudieron lograr un ratio de entregas de balón de -12.

No existe una estadística oficial en la que los Browns resulten con mejor saldo que sus oponentes salvo las yardas por acarreo. Ahí registraron 4.9 vs las 4.6 yardas de sus rivales.

Sin duda este equipo aspira a tener una mejor temporada en 2017. Tendrán la primera selección en el próximo draft mientras que jugadores que serán de segundo año y que mostraron aptitudes como el WR Corey Coleman, el DE Emmanuel Ogbah y el DE Carl Nassib llegarán más sólidos y experimentados.

Orson Ge

Escrito por Orson Ge

Colaborador de Playmakers Radio sobre la AFC Norte. No encontrarán aficionado más dedicado a los Cincinnati Bengals. También escribe en su blog Emparrillado.mx

DESTACADOS