Wildcard de la AFC 2016

Escrito por Orson Ge
enero 13, 2017

La ronda "Wildcard" de la AFC 2016 definió los duelos para la ronda divisional, misma que llevará a un representante de la AFC al Super Bowl LI.

La ronda “Wildcard” de la AFC 2016 definió los duelos para la ronda divisional, misma que llevará a un representante de la AFC al Super Bowl LI a celebrarse en el estadio NRG de Texas el domingo 5 de febrero.

Los Houston Texans dieron cuenta de unos diezmados Oakland Raiders, quienes tuvieron que debutar al QB Connor Cook que pagó su cuota de novatez y no pudo sacar adelante a los malosos. Los Raiders  llegaron por primera vez en 14 años a postemporada (su última aparición fue en un Super Bowl contra Tampa Bay Buccaneers). Por su parte, los Pittsburgh Steelers no tuvieron problema para dejar en el camino a unos Miami Dolphins que tampoco contaron con su mariscal titular y cuyo ataque lució estéril gran parte del encuentro.

 

Oakland Raiders 14 – 27 Houston Texans

Los Oakland Raiders extrañaron demasiado al QB Derek Carr. La ausencia del motor del equipo a la ofensiva no pudo ser compensada ni por la sólida defensiva “malosa” ni suplida por el novato Connor Cook que lució perdido, avasallado e incluso hasta asustado.

Sin embargo, Texans no desaprovechó una sola oportunidad a pesar de sólo haber conseguido 123 yardas por tierra y 168 por aire. Lograron conseguir 20 puntos en la primera mitad, una ventaja que los colocó en una ventaja que no perderían todo el encuentro.

La historia fue muy distinta a la que se vivió en el Estadio Azteca el noviembre pasado. En este encuentro la defensiva texana se vio muy atinada, presionando a Cook desde la primera serie ofensiva por medio de los LB Jadeveon Clowney y Brian Cushing. También usaron cargas sorpresa de su safety, imposibilitando a Cook tener la calma necesaria en sus envíos.

Por tierra, el RB de los Raiders Latavius Murray tampoco tuvo una tarde fructífera. A pesar de conseguir una anotación de dos yardas y que el plan de juego de los malosos estuviera enfocado en el ataque terrestre, el corredor apenas tocó en 12 ocasiones la pelota para 39 yardas.

El QB Brock Osweiler lució confiado en los controles de los Texans pese a regresar de su suplencia en la semana 16. La serenidad de Osweiler lo llevó a conseguir 168 yardas, un pase de anotación y un touchdown por tierra; este último fue la sentencia definitiva a las aspiraciones de los Raiders.

Sin ser espectacular, el WR DeAndre Hopkins apareció en los momentos claves con 67 yardas por aire y una anotación.

Texans mostró que su mayor argumento es la defensiva. Han sabido reconducir su temporada desde la lesión de su estrella principal, el DE J.J. Watt. A Watt se le vio calentando en cancha sin uniforme, seguramente como parte de su rehabilitación. También se le observó más delgado para reducir el estrés en su espalda mientras se recupera.

Texans se medirá en la ronda divisional a los líderes de conferencia, New England Patriots. Las Vegas marca este duelo como el más disparejo de postemporada en lo que llevamos de siglo. La defensa del HC Bill Bellichick resultará sumamente incómoda para una ofensiva discreta como lo es la del HC Bill O’Brien.

 

Miami Dolphins 12 – 30 Pittsburgh Steelers

Fue una tarde relajada para los Pittsburgh Steelers en su cancha, quienes a pesar de haber ejercido un juego sumamente físico en los dos lados de la cancha no tuvieron problema para dejar en el camino a unos Miami Dolphins sin armas, sin alma y sin posibilidad de pasar a la siguiente ronda.

Los de casa se pusieron adelante en el encuentro rápidamente con dos conexiones entre el QM Ben Roethlisberger y su WR estrella, Antonio Brown. La primera anotación cayó como fruto de un pase pantalla en el que Brown encontró el espacio justo entre las líneas de banda y sus bloqueadores para correr 50 yardas hasta el otro extremo del campo; la segunda anotación fue una jugada de slant en la que atacaron la zona entre linebackers y safeties. Brown terminó la tarde con 124 yardas y dos anotaciones.

Si algo hay que notar de la escuadra acerera es a su RB de élite, LeVeon Bell. La paciencia que muestra para encontrar el hueco, así como la confiabilidad de su línea ofensiva, provoca que este corredor sea incontenible. Sumó 167 yardas por tierra y dos anotaciones.

La defensiva de Pittsburgh no sólo hizo su parte, sino que despedazó materialmente cualquier intento de los Delfines por aspirar a algo en el encuentro. El LB Ryan Shazier nos regaló una de sus actuaciones más sólidas participando prácticamente en todas las jugadas a la defensiva con tacleadas. Otro de los líderes de la defensiva, el LB James Harrison, dominó por la parte derecha a los frontales de Miami forzando un balón suelto y ejerciendo presión constantemente sobre el mariscal rival.

Una de las jugadas más notables del partido no tuvo que ver con puntos, sino con una salvaje tacleada del jugador de segundo año OLB Bud Dupree sobre el QB Matt Moore. Fue un contacto casco a mandíbula que provocó un connato de altercado entre ambos equipos, pero no pasó a mayores.

Muy poco se puede rescatar de la escuadra de Miami. La sensación es que el RB Jay Ajayi prácticamente no apareció en 16 oportunidades con el balón para apenas 33 yardas.

Los Dolphins intentaron regresar en el último cuarto en una serie ofensiva que culminó con pase de cuatro yardas al RB Damien Williams. Fallaron la conversión de dos puntos.

Pittsburgh avanza para un interesantísimo duelo contra uno de los equipos más completos de la liga: los Kansas City Chiefs. Será uno de los encuentros más parejos de la ronda divisional. Kansas llega con mayor poderío defensivo mientras que la fortaleza de Pittsburgh es el tridente ofensivo que por primera vez llega sano a postemporada. Será un deleite para los aficionados ver al DB Eric Berry y compañía tratando de contener los embates ofensivos de la escuadra acerera.

Orson Ge

Escrito por Orson Ge

Colaborador de Playmakers Radio sobre la AFC Norte. No encontrarán aficionado más dedicado a los Cincinnati Bengals. También escribe en su blog Emparrillado.mx

DESTACADOS